• Corcho

Las canciones y las clases de Franny Glass

Actualizado: 12 de feb de 2019



Sobre el piso del living habían juguetes desparramados, una bateria infantil y una especie de carpa de juguete. Sobre las paredes dos bibliotecas angostas con libros sobre Leonard Cohen, Bob Dylan y Razones Locas sobre Eduardo Mateo. Al lado de la primera biblioteca tres guitarras apoyadas sobre la pared dentro de sus fundas. Rodeaban una mesa de madera larga donde Gonzalo Denis da clases de composición. Del otro lado de la mesa una ventana que dejaba entrar la luz y el ruido de bulevar Artigas. A las 11 de la mañana un joven atravesaba el pequeño patio después de una clase con Denis y en el portón se llevó una recomendación: “escuchá a los Strokes”.


Gonzalo Denis es la persona que está atrás del proyecto musical Franny Glass, nombre que le puso basado en la literatura de Salinger y con el que ahora es conocido. Franny Glass ya sacó cinco discos (todos disponibles en Spotify). En el más reciente, Desastres Naturales, editado en 2017, explora un sonido con banda y más eléctrico; alejándose de sus inicios de guitarra acústica e influencias como Cohen y Dylan. Ese disco lo grabó casi en su totalidad en su casa, en el comedor con la paredes recubiertas de colchones para aislar el sonido.



La casa donde hace música y vive con su novia y su hijo de tres años, es de su suegra y “mediante un arreglo familiar” ellos pasaron a vivir ahí y su suegra a un apartamento más chico. “Para mi hijo es una fiesta, porque vino la casa, con patio y con perro”, dijo Denis. Antes de que nazca su hijo, Denis trabajaba en una agencia de castings para publicidades. Ahí era director de actores y modelos, llegó a ese trabajo después de hacer la Escuela de Cine del Uruguay (ECU), donde se especializó en guión y realización. Nunca quiso dedicarse a la publicidad pero fue lo único que pudo hacer al salir de la ECU. “Tenía un relación conflictiva con eso, no aceptaba que era mi trabajo sino algo que hacía cuando necesitaba plata y siempre trataba de dejarlo y después tenía que volver. Hasta que acepté que era mi trabajo”, recordó Denis. El nacimiento de su hijo le dio la motivación suficiente para dejarlo definitivamente. Ese trabajo no le permitía planear su semana porque variaba diariamente. Siendo padre necesitaba tener más orden para distribuirse las tareas de la casa.


La música nunca fue suficiente y sin la castinera empezó a dar clases de composición de canciones. Dar clases siempre le “había generado inseguridad” pero varios amigos y conocidos le pidieron y empezó. “Ahora toda mi actividad laboral está relacionada a la música”, dijo. “Lo hago porque necesito vivir de algo y es lo que he encontrado que me es gratificante de cierta manera. No estoy diciéndole a un niño que sonría a la cámara para Devoto, estoy ayudando a alguien para que pueda crear una canción, en ese sentido es mucho más gratificante”, comparó Denis.


Cinco discos después sigue sin poder vivir únicamente de ellos y los espectáculos en vivo, como le pasa a la mayoría de los músicos en Uruguay. Sabe que si se instala en México, donde ha ido a tocar varias veces, podría vivir de su música. Pero no quiere irse, está “atrapado, con gusto, en Montevideo”.


En paralelo a Franny Glass, tiene un proyecto musical llamado El Astillero junto a Garo Arakelian y Diego Presa. El primer disco, con canciones de cada uno de los compositores interpretados a tres guitarras y tres voces por ellos, lo editaron en 2016 y este año sacaron Cruzar la Noche con composiciones originales del trío.


El nuevo formato de banda de Franny Glass lo lleva a tocar menos con ese proyecto pero el trío Astillero, mostrando su nuevo disco, está tocando dos veces por semana -una vez en Montevideo y otra en el interior- “haciendo el esfuerzo difícil de romper la barrera que hay entre la capital y el interior”, explicó Denis.


Se hicieron las doce y Denis terminó un café y se llevó la taza para la cocina comedor que da al patio de atras; donde también hay juguetes de su hijo. Sobre la mesa había un ejemplar de La Diaria que llega todos los días a su casa “porque le gusta mantenerse informado”. Dio vuelta las tazas mojadas y limpias sobre el escurridor y se fue a buscar a su hijo que salía del jardín.


Juan Pedro Falco / Mateo Peri


Noviembre 2018

​© 2023 by STREET LIFE. Proudly created with Wix.com

  • Twitter Corcho
  • Instagram Corcho