• Corcho

Islas verdes

Actualizado: 15 de feb de 2019


Martín Fossemalle y sus huertas caseras como forma de vida



A Martín Fosemalle o “cabeza”, como le dicen desde chico porque es cabezón (“en eso no hay ningún misterio”) nunca le gustó estudiar, le aburrió siempre eso de sentarse, de quedarse quieto haciendo lo mismo por mucho tiempo. Era más de “prestar atención en clase y con eso irla llevando”. Hasta que en un momento tuvo que irse de la Facultad de Agronomía donde estudiaba y cambiarse a la UDE, donde terminó dejando, a pocas materias y mil exámenes de recibirse.


El tema es el movimiento.





Cuando trabajaba en el negocio familiar, sentado delante de una computadora, se acordó que su abuelo había tenido una quinta y decidió hacer lo mismo. Recuperar la huerta para salir de la pantalla y poner las manos en la tierra. “”El trabajo de la oficina pasó a tener esa parte que estaba buenísimo porque todo el mundo salía de la computadora y metía las manos en la tierra”, dijo Fosemalle.


Es difícil verlo con las manos limpias, siempre hay, por lo menos, un rastro de tierra detrás de las uñas. Cuando no tiene las manos entre los plantines toca la guitarra. Tiene una banda, Slow Burnin, con 13 amigos más. Como un hobbie, pero también como una forma de vivir.


Las manos en movimiento, sembrar semillas, la acción constante. Es parte de lo que lo llevó a Fosemalle y dos amigos a crear Huerta en Casa; una materialización del sueño utópico de pintar Montevideo de verde.


Montevideo sigue siendo gris pero hay, donde lo pueden pagar, pequeñas islas verdes con lechuga, kale, albahaca y tomates. Sin productos químicos y totalmente orgánico. Ellos la arman en una estructura de madera, del tamaño que el cliente la prefiera, y la instalan en el jardín, la terraza o azotea. Además, si el cliente quiere le brindan un mantenimiento mensual e incluso cosechan lo que da cada huerta.


La idea de Fosemalle es recuperar la tradición de plantar para comer. Por eso el lema de Huerta en casa es vivir de forma natural y volver a lo natural. “Nuestros abuelos, italianos, españoles, todos hicieron una quintita atrás de la casa. Es una tradición que tenemos. Tus abuelos o tus bisabuelos pero está.. quedate tranquilo que ahí alguien plantó algo para comer” dijo Fossemalle.


Volver a esa forma de unión con la tierra que los grandes supermercados y almacenes rompieron por hacer todo tan fácil, tan al alcance de la mano. Recuperar la perspectiva, la conciencia de saber y sentir de dónde sale lo que se come.



Juan Pedro Falco/Mateo Peri


Agosto 2018

​© 2023 by STREET LIFE. Proudly created with Wix.com

  • Twitter Corcho
  • Instagram Corcho