• Corcho

Glorias viejas, ideas nuevas

Actualizado: 14 de feb de 2019

Ignacio Torello, el director técnico más joven de la AUF 



Un jugador con chaleco blanco acomodó la pelota para levantar el centro. “¡¡Ponela en el área!!” gritó otro con el mismo uniforme. El silbato sonó, un tumulto de jugadores se juntó en la entrada del arco. La pelota fue directo a ellos que, entre agarrones y empujones, saltaron intentando cabecearla. Unos defendieron, otros atacaron. “¡Mía!” gritó el arquero y la atrapó entre sus manos. “¡Bien hablado!”, se escuchó desde afuera. Era la voz de Ignacio Torello.

La primera división del Albion Fútbol Club estaba en su última práctica antes de enfrentarse a Central Español FC en el Parque Palermo. El cuadro marcó la historia en 1891 al convertirse en el primer equipo de fútbol de Uruguay. Hoy vuelve a marcarla pero, esta vez, por su asistente técnico: Torello. 


Nacho, como lo llaman sus amigos, tiene 24 años y es el director técnico más joven en llegar a la AUF. A los 14 comenzó a jugar en Nacional Universitario y a los 18 ya dirigía a la sub 16. Cinco años después, tras haber estado al frente de tres categorías y haber salido campeón en dos oportunidades, le llegó la oportunidad de formar parte del cuerpo técnico del Canadian Soccer Club de la segunda división profesional. Al año siguiente cambió de escudo y empezó a formar parte del cuerpo técnico del Albion FC.



Entrenamiento de Albion Fútbol Club

¿Cuándo supiste que te querías dedicar al fútbol?


—Fue más un descubrimiento que una decisión concreta. Cuando terminé el liceo empecé a estudiar relaciones internacionales, ese año me ofrecieron dirigir una categoría juvenil en Nacional Universitario y acepté. Al mismo tiempo estudiaba para ser entrenador, fui probando y me gustó.


¿Por qué crees que te eligieron?


—Por preocuparme por los demás, por tener un interés colectivo. No me importaba si jugaba o no, me importaba que el equipo ganara.


El resto de las personas que te rodean ¿qué opinan de tu carrera?


—Creo que vas sintiendo de alguna manera el no ser profesional. Estar vinculado a actividades deportivas no es muy reconocido.


¿Eso te afecta?


—No me importa, porque de hecho en la acción lo sigo haciendo, pero extraño un poco estar en una facultad.


¿Hay algo que no disfrutes de tu carrera?


—En realidad no. Uruguay es un país donde se habla mucho de fútbol. Lo que a veces me pasa es que en reuniones de amigos o sociales, como saben que soy técnico, me preguntan mucho y eso hace que me termine aislando o me sienta agobiado de algunos temas.


Hay una idea preconcebida de que para ser director técnico tenés que tener experiencia en el juego, haber sido jugador y quizás no ser tan joven.


—Creo que a todos los jóvenes nos cuesta avanzar, en todos los rubros. Hay determinadas estructuras que no te permiten progresar. Los jóvenes no tenemos los medios para desarrollarnos. Creo que el fútbol es importante haberlo jugado, pero no es excluyente. Muchas veces los futbolistas de nuestro país no respetan a alguien que no haya jugado al fútbol. Lo mío es una excepción a la regla. Creo que de a poco esto va a ir cambiando.


¿Cómo es la relación con los jugadores?


—Creo que la química que logres con ellos es muy importante. Por haber sido futbolista no me van a respetar porque no fui futbolista, por un tema de franja de edad tampoco, porque tengo la misma edad que ellos; inclusive, en varios casos, son más grandes. Por eso tengo que tener una relación cercana, servirles a ellos, darles argumentos de por qué los estoy ayudando y de respetarlos.



Fútbol Uruguayo


Nacho perdió la pasión del hincha y ahora mirar fútbol, a excepción de la selección, es trabajo. Todo sirve para aprender y analizar. Sin embargo, la situación del fútbol uruguayo no le es indiferente.


¿Qué opinas del fútbol uruguayo?


—Creo que el nivel de incertidumbre, el manejo de información, o la aparente corrupción que hay en nuestro país, es parecido a lo que pasa en todas partes del mundo. Las personas que están detrás de los clubes, en su gran mayoría, no tienen un interés noble del manejo de un club. Por lo general siempre hay un interés económico o político. La situación de Uruguay no escapa de eso. Hay plata de por medio y cuando hay plata de por medio, y fácil de agarrar, es complicado que haya claridad.


¿Cambiarías algo?


—Cambiaría a los dirigentes. Los que están a cargo de dirigir los clubes tendrían que dejar de lado los intereses personales y empezar a querer tener un mejor fútbol. El problema es que a algunos les conviene que siga siendo un deporte pobre para poder manejarlo.


¿Hay algún dirigente que, en tu opinión, cumpla con lo que vos planteas?


—Me gusta el perfil que tiene Sebastián Bauzá (ex presidente de la AUF) y Ricardo Alarcón (ex presidente del Club Nacional de Fútbol). Pero por algo están afuera del fútbol.



Belén Danza/ Katherine Chamyan

Agosto 2018

​© 2023 by STREET LIFE. Proudly created with Wix.com

  • Twitter Corcho
  • Instagram Corcho